La misión Kepler, de la NASA, ha confirmado la existencia del primer planeta dentro de la "zona habitable" de una estrella distante similar al Sol.

The Kepler space observatory found in the planetary system Kepler-22, 600 light years, the first planet located in the "habitable zone", an area in which, by its distance from its sun, may be liquid water, as announced NASA on Monday at a news conference. Scientists at the Ames Research Center NASA also announced that Kepler has identified 1,000 new "candidate" to planet, ten of which have a similar size to Earth and orbiting in the habitable zone of its star's solar system, that is, neither too close nor too far from a star.

The planet, Kepler-22b, is the smallest found by spacecraft orbiting in the "habitable zone" where temperatures-that allow life-of a star similar to Earth.

It's bigger than Earth and has not yet been determined whether it is rocky, gaseous or liquid, but said the deputy director of Ames science team, Natalie Batalha, "we are getting closer to finding an Earth-like planet ". The Kepler had previously hinted at the existence of planets about the size of ours orbiting in "habitable zones" but this is the first time it finds.

Scientists also updated the number of candidate planets, that since you started developing the list in 2009 has increased to 2326. Of these, 207 are about the size of the Earth and 680 are larger and are called "super-Earths."

Of the remainder, 1,181 are the size of Neptune, 203 are equivalent to the size of Jupiter and 55 are still larger than the planet, the largest in our solar system.

Launched in March 2009, the Kepler mission is to collect data and evidence of planets orbiting around stars with average temperature conditions where liquid water can exist and therefore, life.

Kepler detects planets and planet candidates by measuring dips in the brightness of 150,000 stars observed to see whether they pass in front of their stars, a movement known as transit.

However, this is not enough and to verify the sign of a planet is necessary for the observatory captures three transits to start the process to determine whether or not a possible planet.

El observatorio espacial Kepler encontró en el sistema planetario Kepler-22, a 600 años luz, el primer planeta situado en la llamada "zona habitable", un área en la que, por su distancia a su sol, puede haber agua líquida, según anunció este lunes la NASA en una rueda de prensa.

Los científicos del Centro de Investigación Ames de la NASA anunciaron además que Kepler ha identificado 1.000 nuevos "candidatos" a planeta, diez de los cuales tienen un tamaño similar al de la Tierra y orbitan en la zona habitable de la estrella de su sistema solar, esto es, ni demasiado cerca ni demasiado lejos de una estrella.

El planeta, Kepler-22b, es el más pequeño hallado por la sonda espacial orbitando en la "zona habitable" -aquella donde las temperaturas permiten la vida- de una estrella similar a la de la Tierra.

Es más grande que la Tierra y todavía no se ha determinado si es rocoso, gaseoso o líquido, pero, según dijo la subdirectora del equipo científico del Centro Ames, Natalie Batalha, "estamos cada vez más cerca de encontrar un planeta parecido a la Tierra". El Kepler ya había dado pistas anteriormente de la existencia de planetas de un tamaño parecido al del nuestro orbitando en "zonas habitables" pero ésta es la primera que vez que se constata.

Asimismo, los científicos actualizaron la cifra de los candidatos a planetas, que desde que se comenzó a elaborar la lista en 2009 ha aumentado hasta 2.326. De ellos, 207 tienen un tamaño aproximado al de la Tierra y 680 son mayores y se denominan "súper Tierras".

Del resto, 1.181 tienen el tamaño de Neptuno, 203 son equivalentes a las dimensiones de Júpiter y 55 son todavía más grandes que este planeta, el mayor de nuestro Sistema Solar.

Lanzada en marzo de 2009, la misión de Kepler es recoger datos y pruebas de planetas que orbitan alrededor de estrellas con condiciones de temperatura medias donde pueda existir agua líquida y, por tanto, vida.

Kepler detecta los planetas y los candidatos a planeta mediante la medición de las caídas en el brillo de más de 150.000 estrellas que observan para analizar si éstos pasan por delante de sus estrellas, un movimiento conocido como tránsito.

No obstante, eso no es suficiente y para verificar la señal de un planeta es necesario que el observatorio capte tres tránsitos para iniciar el proceso que determine si se trata o no de un posible planeta.



El recién confirmado planeta, denominado Kepler-22b, tiene cerca de 2,4 veces el radio de la Tierra. Los científicos desconocen aún si la composición de Kepler-22b es predominantemente rocosa, gaseosa o líquida, pero su descubrimiento es un paso adelante en la búsqueda de planetas similares a la Tierra.

This artist's conception illustrates Kepler-22b, a planet known to comfortably circle in the habitable zone of a sun-like star. It is the first planet that NASA's Kepler mission has confirmed to orbit in a star's habitable zone -- the region around a star where liquid water, a requirement for life on Earth, could persist. The planet is 2.4 times the size of Earth, making it the smallest yet found to orbit in the middle of the habitable zone of a star like our sun.

Scientists do not yet know if the planet has a predominantly rocky, gaseous or liquid composition. It's possible that the world would have clouds in its atmosphere, as depicted here in the artist's interpretation.

Image credit: NASA/Ames/JPL-Caltech

La llamada "zona habitable" de un sistema planetario se refiere a la banda de órbitas donde podría existir agua líquida sobre la superficie de un planeta. Recientemente, Kepler ha descubierto más de 1.000 nuevos candidatos a ser considerados planeta. Diez de estos candidatos tienen un tamaño similar al de la Tierra y poseen una órbita dentro la zona habitable de su estrella anfitriona. Se requieren más observaciones para verificar que estos candidatos sean realmente planetas.

"Esto representa un verdadero avance en la búsqueda del gemelo de la Tierra", dijo Douglas Hudgins, quien es un investigador del programa Kepler, en las oficinas centrales de la NASA, ubicadas en Washington.

Kepler-22b está localizado a una distancia de 600 años luz. Aunque el planeta es más grande que la Tierra, su órbita, de 290 días alrededor de una estrella parecida al Sol, se asemeja a la de nuestro planeta. La estrella anfitriona de Kepler-22b pertenece a la misma clase que nuestro Sol (es una estrella de tipo G), a pesar de que es algo más pequeña y más fría.

La nave espacial Kepler facilita el descubrimiento de planetas y de candidatos a ser considerados planetas mediante la medición de la disminución de la luminosidad de más de 150.000 estrellas con el fin de buscar planetas que las cruzan o "transitan". Para verificar que la señal detectada proviene de un planeta, Kepler requiere, al menos, tres tránsitos.

Este diagrama compara nuestro sistema solar con el sistema Kepler-22, un sistema de estrellas que contiene el primer planeta descubierto por la misión Kepler de la NASA en una "zona habitable". Dicha zona habitable es definida como un punto especial alrededor de una estrella, donde las temperaturas son perfectas para que exista el agua en estado líquido. Para que haya vida en la Tierra, es esencial el agua en estado líquido.

This diagram compares our own solar system to Kepler-22, a star system containing the first "habitable zone" planet discovered by NASA's Kepler mission. The habitable zone is the sweet spot around a star where temperatures are right for water to exist in its liquid form. Liquid water is essential for life on Earth.

Kepler-22's star is a bit smaller than our sun, so its habitable zone is slightly closer in. The diagram shows an artist's rendering of the planet comfortably orbiting within the habitable zone, similar to where Earth circles the sun. Kepler-22b has a yearly orbit of 289 days. The planet is the smallest known to orbit in the middle of the habitable zone of a sun-like star. It's about 2.4 times the size of Earth.

Image credit: NASA/Ames/JPL-Caltech

"La fortuna nos sonrió con la detección de este planeta", dijo William Borucki, quien es el investigador principal de Kepler en el Centro de Investigaciones Ames, de la NASA, ubicado en Moffett Field, California. Borucki fue quien dirigió el equipo de científicos que realizó el descubrimiento de Kepler-22b. "El primer tránsito fue captado a solo tres días de que declaramos a la nave espacial lista para operar. Durante la temporada de las fiestas, en el año 2010, fuimos testigos del tercer tránsito, que resultó determinante".

El equipo de científicos de la misión Kepler utiliza telescopios en la Tierra, así como también el Telescopio Espacial Spitzer, con el fin de revisar aquellas observaciones obtenidas por la nave espacial sobre los candidatos a ser considerados planetas. El campo estelar que observa Kepler en las constelaciones Cygnus (el Cisne) y Lyra (Lira) solamente puede verse desde observatorios en tierra, durante la primavera hasta principios del otoño. Los datos del resto de las observaciones ayudan a determinar cuáles son los candidatos que pueden ser considerados planetas.

De los 54 candidatos a ser considerados como planetas, ubicados en las zonas habitables durante el mes de febrero de 2011, Kepler-22b es el primero en ser confirmado. Este descubrimiento clave será publicado en la revista científica The Astrophysical Journal.

El equipo de investigadores de Kepler llevará a cabo su conferencia inaugural de ciencia, en el Centro de Investigaciones Ames, del 5 al 9 de diciembre, durante la cual anunciará el descubrimiento de 1.094 nuevos candidatos a ser considerados planetas. Desde la publicación de su catálogo más reciente, en el mes de febrero, la cantidad de candidatos a planetas identificados por Kepler ha aumentado un 89 por ciento y ahora asciende a un total de 2.326 candidatos. De estos, 207 tienen un tamaño aproximado al de la Tierra, 680 son de tamaño "super-Tierra", 1.181 tienen el tamaño del planeta Neptuno, 203 son del tamaño de Júpiter y 55 son más grandes que Júpiter.

Los descubrimientos, basados en observaciones realizadas desde el mes de mayo de 2009 hasta septiembre de 2010, muestran un aumento muy significativo de la cantidad de candidatos a planetas de menor tamaño. La cantidad de candidatos del tamaño de la Tierra y de tamaño "super-Tierra" se ha incrementado más del 200 y del 140 por ciento, respectivamente, desde febrero. Los nuevos datos sugieren que aquellos planetas cuyo tamaño sea de 1 a 4 veces el tamaño de la Tierra podrían ser abundantes en la galaxia.

Hasta el momento, existen 48 candidatos a ser considerados planetas en la zona habitable de su respectiva estrella. A pesar de que ello representa una disminución en la cifra de 54 candidatos que fue informada en el mes de febrero, el equipo de Kepler ha implementado en su nuevo catálogo una definición más estricta de lo que constituye una zona habitable para explicar el efecto del calentamiento ocasionado por las atmósferas, lo cual podría alejar a la zona de su estrella, moviéndola hacia períodos orbitales más prolongados.

"El impresionante aumento en la cantidad de candidatos a planetas que poseen el tamaño de la Tierra nos indica que nos estamos acercando a los planetas que la nave espacial Kepler debía detectar: o sea, los que no son solamente del tamaño de la Tierra, sino que también son potencialmente habitables", dijo Natalie Batalha, quien es la directora adjunta del equipo de investigación de la misión Kepler, en la Universidad del Estado de San José, en San José, California.

http://ciencia.nasa.gov

 
Créditos y Contactos
Autor: Dr. Tony Phillips Funcionaria Responsable de NASA: Ruth Netting Editor de Producción: Dr. Tony Phillips Traducción al Español: Iris Mónica Vargas Editora en Español: Angela Atadía de Borghetti Formato: Sol Gil
Más información

La misión Kepler de la NASA

Sesión informativa de la conferencia de ciencia sobre Kepler

Nota a pie de página: (1) Investigaciones realizadas anteriormente habían sugerido la existencia de planetas de tamaño similar al de la Tierra en zonas habitables; sin embargo, la confirmación contundente de esto resultó difícil de lograr. Recientemente se pudo confirmar la existencia de otros dos planetas pequeños que orbitan estrellas más chicas y más frías que nuestro Sol, los cuales están localizados en las fronteras de la zona habitable y cuyas órbitas se asemejan más a las de Venus y Marte.

Créditos: El Centro de Investigaciones Ames, de la NASA, administra el desarrollo del sistema de la misión Kepler en la Tierra, las operaciones de la misión y el análisis de los datos científicos. El Laboratorio de Propulsión a Chorro (Jet Propulsion Laboratory o JPL, por su sigla en idioma inglés), de la NASA, ubicado en Pasadena, California, es la entidad que manejó el desarrollo de la misión Kepler. La firma Ball Aerospace and Technologies, de Boulder, Colorado, desarrolló el sistema de vuelo de Kepler y brinda apoyo durante las operaciones de la misión junto al Laboratorio para Física Espacial y Atmosférica, de la Universidad de Colorado, en Boulder. El Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial, en los archivos de Baltimore, reúne y distribuye los datos científicos de la misión Kepler. Asimismo, Kepler es la décima Misión de Descubrimiento de la NASA y está patrocinada por el Directorio de Misiones Científicas de la NASA, en las oficinas centrales de dicha entidad.

Astronomers using NASA's Kepler mission have detected two Earth-sized planets orbiting a distant star. This discovery marks a milestone in the hunt for alien worlds, since it brings scientists one step closer to their ultimate goal of finding a twin Earth.

The two planets, dubbed Kepler-20e and 20f, are the smallest planets found to date. They have diameters of 6,900 miles and 8,200 miles - equivalent to 0.87 times Earth (slightly smaller than Venus) and 1.03 times Earth. These worlds are expected to have rocky compositions, so their masses should be less than 1.7 and 3 times Earth's.

Both worlds circle Kepler-20: a G-type star slightly cooler than the Sun and located 950 light-years from Earth. Kepler-20e orbits every 6.1 days at a distance of 4.7 million miles. Kepler-20f orbits every 19.6 days at a distance of 10.3 million miles. Due to their tight orbits, they are heated to temperatures of 1,400 degrees Fahrenheit and 800 degrees F.

In addition to the two Earth-sized worlds, the Kepler-20 system contains three larger planets. All five have orbits closer than Mercury in our solar system. They also show an unexpected arrangement. In our solar system small, rocky worlds orbit close to the Sun and large, gas giant worlds orbit farther out. In contrast, the planets of Kepler-20 are organized in alternating size: big, little, big, little, big.

The three largest planets are designated Kepler-20b, 20c, and 20d. They have diameters of 15,000, 24,600, and 22,000 miles and orbit once every 3.7, 10.9, and 77.6 days, respectively. Kepler-20b has 8.7 times the mass of Earth; Kepler-20c has 16.1 times Earth's mass. Kepler-20d weighs less than 20 times Earth.

The planets of Kepler-20 could not have formed in their current locations. Instead, they must have formed farther from their star and then migrated inward, probably through interactions with the disk of material from which they all formed. This allowed the worlds to maintain their regular spacing despite alternating sizes.

Kepler identifies "objects of interest" by looking for stars that dim slightly, which can occur when a planet crosses the star's face. To confirm a transiting planet, astronomers look for the star to wobble as it is gravitationally tugged by its orbiting companion (a method known as radial velocity).

The radial velocity signal for planets weighing one to a few Earth masses is too small to detect with current technology. Therefore, other techniques must be used to validate that an object of interest is truly a planet.

A variety of situations could mimic the dimming from a transiting planet. For example, an eclipsing binary-star system whose light blends with the star Kepler-20 would create a similar signal. To rule out such imposters, the team simulated millions of possible scenarios with Blender - custom software developed by astronomers at the Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics. They concluded that the odds are strongly in favor of Kepler-20e and 20f being planets.

Han encontrado por fin los cazadores de planetas pruebas de mundos parecidos a nuestra Tierra? En la actualidad, los astrónomos han descubierto más de doscientos mundos extraterrestres, más allá de nuestro Sistema Solar, que eran desconocidos hace tan sólo diez años. Durante este espacio, descubriremos planetas que rugen con feroces huracanes y extraños planetas cubiertos por agua tan densa que forma una especie de hielo caliente. Entre estos mundos insólitos, la Tierra parece el bicho raro que cuenta con las condiciones adecuadas para la vida

Estamos solos o existe algún planeta similar a la Tierra en algún punto del universo? ¿Cuál es la difícil receta para un planeta como el nuestro? ¿Podemos encontrarlo mientras flota escondido entre los miles de millones de estrellas y planetas del universo? ¿Podría Alfa Centauri, nuestra estrella más cercana a menos de 5 años luz, albergar otra Tierra? Es difícil encontrar planetas del tamaño de la Tierra, pero están apareciendo métodos indirectos que nos dan una buena idea del número de estos cuerpos que podrían encontrarse en el universo. Los modelos, que están experimentando mejoras continuamente, pueden ofrecer a los científicos una idea más precisa de lo que los futuros "buscadores de planetas terrestres" deberían tratar de localizar. Cabe también preguntarse las posibilidades de que existiera vida de cualquier tipo y, más aún, vida avanzada con la que pudiéramos comunicarnos, en cualquiera de los planetas parecidos a la Tierra que encontrásemos. ¿Podríamos ser un planeta único en el universo?

¿Existe vida en otros planetas? La astrobiología es una nueva ciencia especulativa que busca vida en el espacio mediante la combinación de las disciplinas científicas de la astronomía, la biología y la geología. ¿Cómo evolucionó la vida en la Tierra? ¿Cómo será la vida en otros planetas? Un diverso grupo de científicos dará respuesta a éstas y otras preguntas relevantes. Los espectadores visitarán la región de Pilbara en el oeste de Australia, donde se han descubierto las pruebas más antiguas de la vida sobre la Tierra. También viajarán a las lunas de Júpiter y Saturno para poner a prueba la teoría de que podría existir vida en las nubes de Venus. Finalmente, observarán cómo se realizan los experimentos para ver si existe vida en los exo-planetas o planetas extrasolares, planetas similares a la Tierra que se encuentran más allá de nuestro Sistema Solar.